Archivo por meses: abril 2006

Fuds, fuds, fuds

Syme me ha pasado un enlace a un blog el que hay un post sobre copyleft y hippies. A los que nos interesa el tema de las licencias libres nos solemos topar de vez en cuando con trolls que critican sin conocimiento de causa y claro, esto a uno la primera vez le llama la atención pero las sucesivas simplemente piensa “un troll más”. Para esos trolls, y para aquellos que quieran escuchar a este pobre loco, ahí van una serie de hechos para desmentir dichos fuds y algunos consejos para los que los mantienen:

  1. Se consecuente con lo que dices: muchos desprecian las licencias libres desde un gestor de contenidos libre alojado en un servidor con un sistema operativo libre. No quiero que dejen de usarlos pero sí que se lo piensen dos veces antes de hacerlo.
  2. Infórmate un poco antes de hablar: no estoy diciendo que hagas tú solo un sistema operativo libre antes de criticar las licencias libres pero ya que todo el mundo puede participar en esto te animo a que contribuyas en cualquier proyecto libre, y luego lo critiques desde dentro.
  3. Libre no significa gratuito: incluso se ideó hace años una frase que viene a decir “libre de libertad, no de gratuidad”. De hecho, no conozco a nadie que viva de la venta de licencias de programas y sí a muchos que viven del desarrollo de programas y otros servicios. Para el que no se lo crea le invito, por ejemplo, a visitar la web de cualquier ISP y verá como se puede hacer negocio con el software libre, aunque también hay escritores, músicos y artistas que han encontrado una forma de ganarse la vida a base de copyleft.
  4. Donde algunos ven la pérdida de ciertos derechos de la obra creada yo veo un sinfín de posibilidades que pueden beneficiarte como puede ser la traducción, ampliación, corrección, etc por parte de cualquiera. Además, dicha obra tarde o temprano acabaría siendo libre.
  5. El copyleft tiene poco que ver con los hippies: no es necesario ser de ninguna tendencia política, ni tener una furgoneta repleta de pegatinas, ni tener el pelo largo y barba, etc.
  6. La gente que conozco que contribuye en proyectos copyleft lo hace por ideales y/o dinero, hay gente contribuyendo de todas las nacionalidades y de todos los niveles de vida. Además, ser un informático profesional implica estar abierto a las demandas del mercado.
  7. Si distribuyes alguna de tus obras bajo una licencia copyleft la ley te sigue amparando aunque, obviamente, no en los mismos términos que si las publicaras reservándote todos los derechos.
  8. A pesar de que soy partidario de la libre expresión, si no crees que el copyleft tiene ninguna ventaja te invito de nuevo a ser consecuente: escribe tus post y tus comentarios en un libro, regístralo y guárdatelo para ti; así seguro que nadie se aprovecha de tu obra.

Este texto también aparece en disculpenlasmolestias.com

Cuando las barbas de tu vecino veas pelar…

Y es que en Gran Bretaña se está intentando extender el copyright de 50 a 95 años. Cuando la mayoría de los discos dejan de venderse a los pocos meses esta gente sale con que quieren que las restricciones sobre sus obras permanezcan casi 100 años después de la muerte de su autor. Esto obviamente solo es querido por algunas grandes corporaciones, aquellas que todavía tienen copyrights rentables como Disney la cual (casualidades de la vida) se alimenta sobretodo de cuentos y leyendas populares.
Sus falsos argumentos en estos casos son: ‘¿de qué van a vivir los herederos de los artistas sino?’, y respondo: de su herencia económica y material, como hace todo el mundo. Sinceramente, como programador mis creaciones también están sujetas al copyright y lo último que me gustaría es que cuando muriera la expansión de mis obras siguiera estando frenada por el copyright, muy al contrario, si alguna vez soñaste que podrías hacerte millonario por la venta de tus programas con tu desaparicion también desaparecen esos sueños y parece más lógico que las obras sean liberadas.
Deberíamos dejar de asumir que el copyright representa una protección cuando, desde la perspectiva de la obra, lo único que quiere decir es que no puedes hacer nada con ella salvo visualizarla o escucharla (y en según qué contextos ni si quiera eso). Por lo tanto, el copyright no es una protección sino una restricción sobre la difusión de la obra, sobre la libertad de la propia obra. Al fin y al cabo, cuando alguien crea una obra a partir de otra es el público y solo el público el que decide si es mejor o no.
¿De verdad resulta tan traumático que corporaciones multimillonarias o artistas con colecciones de rolls royces liberen de una vez sus obras cuando han estado cobrando durante 50 años por un esfuerzo que seguramente les llevaría unos pocos días? O viéndolo desde otra perspectiva: ¿Por qué si la mujer en que se inspiró Serrat Miguel Ríos (por poner un ejemplo) para crear Penelope no ha cobrado nada mientras él ha ganado fama y dinero, no cree que su creación deba un día volver a la sociedad de la que proviene?.

Este texto también aparece en disculpenlasmolestias.com

¿Protectores?

5. ¿Por qué es necesario proteger la propiedad intelectual?
Los derechos de propiedad intelectual otorgan además del reconocimiento a los creadores, la retribución económica que les corresponde por la realización de sus obras y prestaciones. Es también un incentivo a la creación y a la inversión en obras y prestaciones de la que se beneficia la sociedad en su conjunto.

Quizá a veces pecamos de pensar demasiado mirando hacia la economía. Hay quien, además de la economía, piensa en otros valores que puede ganar, incluso a veces renunciando a la ‘protección’ que e ofrecen las leyes.

Un caso de autopubicación es el de Rafael Fernández (a mi me deja cierto regusto a Robert Crumb pero con el toque de aquí): dice ser escritor y quiere publicar un libro, el problema es que ninguna editorial publicaría sus historias sin censurarlas, por eso está financiando la publicación de su libro con los donativos de sus lectores, además, cada lector que realiza un donativo puede acceder a una parte privada de sus historias y la portada ha sido seleccionada por los lectores.

Disney, defensora de las posturas más radicales del copyright, parece que empieza a ver la luz y comienza un nuevo modelo de negocio en el que emitirá gratuitamente sus series por internet, acompañadas de publicidad, de forma que usando los medios contra los que luchaba seguramente obtendrá importantes beneficios. Aunque esto no es nada nuevo (desde hace tiempo se puede acceder a emisoras de radio y televisión por internet), la novedad es que lo vaya a hacer Disney.

El Comiket es la mayor feria de doujinshis (cómics dibujados por aficionados y seguidores) con cerca de 350.000 asistentes y se celebra dos veces al año en Tokio. Los doujinshis representan un gran paso adelante puesto que al ser autopublicados por sus autores no están sujetos a censura gubernamental ni editorial. Pero lo verdaderamente importante es que la ley de derechos de autor queda suspendida en el Comiket durante los tres días que dura el evento, con el fin de que los creadores puedan hacer doujinshis usando cualquier personaje, de forma que legalmente pueden crear finales alternativos, parodias o relatos sexuales con personajes conocidos.

Tres ejemplos a nivel personal, empresarial y gubernamental son más que suficiente para tumbar las declaraciones en apariencia contundentes de la web del ministerio de cultura, donde hayan hechos que se quiten las palabras.

Este texto también aparece en disculpenlasmolestias.com

Valencia…

Acabo de pasar por el centro de Valencia cuando volvía de mi visita periódica a la filmoteca, por el camino me he encontrado una pequeña manifestación pidiendo justicia por la muerte de José Couso, a pesar de que esperé un tiempo conté cerca de medio centenar de personas.

Cualquiera diría que en esta ciudad hace solo tres años salimos 150000 personas gritando ‘No a la guerra’.

La XVIII muestra de vinos, cavas y licores estaba a rebosar.

Este texto también aparece en disculpenlasmolestias.com