Archivo por meses: abril 2007

El origen de todos los males

En las elecciones diluimos responsabilidades, es un punto de vista que me vino a la cabeza recientemente: Elecciones a la vuelta de la esquina, las cosas no van mal del todo pero son ampliamente mejorables y a nosotros, ciudadanos, se nos pide decir quién tendrá el poder; la pregunta es arriesgada a la par que tendenciosa dado que únicamente tienen posibilidades de gobierno (en la mayoría de los municipios) dos partidos y las diferencias entre ambas no son tantas como quisieran sus seguidores. Pero viendo el asunto desde los ojos de un político, el ser elegido por la mayoría debe dar un gran respaldo moral al individuo. Así, los ciudadanos somos juez y parte de la política, nos creemos con derecho a opinar de cualquier asunto independientemente de los conocimientos que tengamos sobre esa materia; personalmente me resulta complicado admitir en determinadas situaciones que simplemente no tengo ni idea del tema, pero claro, aquí el mecánico opina del partido y el deportista de bolsa.
Los ciudadanos diluimos nuestras responsabilidades políticas en las elecciones: cambiamos nuestro voto si creemos que los políticos lo hicieron mal para castigarlos o les seguimos votando porque ‘¿a quién vas a votar sino?’ siendo esa una postura vaga y egoísta pero con la que ciudadanos y políticos nos encontramos cómodos. De esta forma nos movemos entre dos partidos ‘centristas’ y damos una visión de nosotros mismos moderada, o lo que es lo mismo: nada arriesgada, falta de emoción.
Mitterrand dijo ser ‘el último gran presidente que tendrá Francia’ y es innegable que el nivel de los políticos actuales no es comparable al de este o cualquiera de los ‘grandes políticos’ que todos tenemos en mente. Dudo que sea casualidad pero al menos en mi caso ninguno de los ‘grandes políticos’ que tengo en mente es contemporáneo, lo que contrasta con el hecho de que hoy en día tengamos mayor capacidad de decisión sobre estos: si antes un político podía con su oratoria y sus decisiones unir a toda una nación para plantar cara a su principal problema hoy en día los problemas que más preocupan a los españoles son el terrorismo, el paro y la inmigración aunque ni izquierda ni derecha ha podido dar una solución definitiva a pesar de haber gobernado durante años.
Ante este hecho cabe preguntarse de quién es la culpa, y aunque gran parte de esta recae sobre nuestros gobernantes no es menos verdad que, siendo nosotros quienes elegimos, somos incapaces de pedir abiertamente mejoras, limitándonos únicamente a un ‘y tú más’ cuando hablamos de política; así, bajeza política y ciudadana, mediocridad y autocomplacencia van unidas de la mano en nuestro escenario salvo honrosas excepciones.

disculpenlasmolestias.com

Se acercan las elecciones…

“…-El Ministro de Economía: diputado, banquero, presidente de 4 sociedades, 2 de ellas americanas.
El Ministro de Asuntos Exteriores: diputado, banquero, controla 70 sociedades, representa al grupo Rockefeller. Sus sociedades poseen 200.000 hectáreas.
El Embajador del Vaticano: jefe de un grupo que controla 85 sociedades, 19 de ellas extranjeras.
Ministro, propietario de dos periódicos.
Antiguo Ministro, diputado, dos bancos, 6 sociedades, 2 de ellas americanas.
El clan Herbert, banqueros, controlan 300.000 hectáreas, 7 sociedades, 3 de ellas americanas.
Un Diputado.
Un Ministro.
Un antiguo Ministro.
Más banqueros.
Más industriales que fueron ministros.
Ministros que son banqueros o industriales.
Banqueros industriales que serán ministros.
Y por fin, el Ministro del Interior, el único que no es ni banquero, ni rico, y cuya tarea es defender a los ricos y a los banqueros…” (État de siège, Costa-Gavras, 1972).

Se acercan las elecciones y desde hace meses carteles de políticos blindan las paredes del metro; da igual la supuesta tendencia política: dentro de unas semanas habrán empapelado todas las paredes y ocuparán todas las vayas publicitarias. Los ciudadanos aunque no lo parezca no nos chupamos el dedo y quien menos sospecha de dónde obtiene esta gente tantos fondos como para alquilar prácticamente todos los espacios publicitarios (y no me refiero a esos anuncios en los que el gobierno de turno te dice lo bien que lo ha hecho tal ministerio o tal conserjería sino a la que sufragan los partidos en si). ¿De qué forma y hasta qué punto es moral que los partidos políticos tengan tantos fondos que dejan las campañas de publicidad de cualquier poderosa multinacional a la altura del betún? ¿Debe ser así o, en otro caso, por qué no se modifican las leyes para que las cuentas y los donativos a los partidos no sean anónimos (y de paso clarificamos y evitamos favores pagados)?.
Realmente la línea que separa lo legal de lo ilegal es fina pero existe, sin embargo percibo que estamos empezando a hartarnos de que los políticos crucen a diestro y siniestro la línea de lo moral y de lo inmoral. Hablo de un sentido amplio de moral, ejemplos no me faltan: políticos que se creen con derecho a saltarse la ley, ministros que desconocen totalmente aquello sobre lo que deben legislar, que no regulan (por pereza o por conveniencia) el mercado inmobiliario para que la gente pueda tener acceso a una vivienda y que compran viviendas que (atendiendo a sus ingresos declarados) están fuera de su alcance, que toman como propios los argumentos de empresas con intereses en algunos sectores y así un largo etcétera. Cualquier ciudadano se sabe como la tabla de multiplicar las tropelías cometidas por sus políticos. Y de acuerdo, no todos son iguales, pero no nos engañemos, los dos que tienen posibilidades de gobernar se parecen mucho, precisamente, en lo peor mientras que durante la campaña electoral muestran su mejor cara.
Te prometerán el oro y el moro, lo que no anuncian es la completa decepción que te invadirá una vez alcancen el poder y empiecen a hacer de las suyas. Hoy, los políticos matan a la política; ya no necesitamos que vengan militares ni extranjeros, son nuestros propios políticos los que hacen que al ciudadano le den a-s-c-o sus políticos.
Ante este panorama se toman distintas posturas: los conformistas invitan a que la espiral siga incitándote a votar a su opción como castigo a la contraria; pero los inconformistas, los que no están satisfechos con la situación actual, juegan su baza con iniciativas como Lo prometido es deuda (una wiki para poder recordarles a los charlatanes lo que prometieron), El Partido Pirata (en defensa de los ciberderechos) o el no tan sorpresivo ciutadans.
En resumen: ante la ineficacia de los políticos surge la iniciativa ciudadana; otro gayo nos cantaría si existiera un mínimo de autocrítica, decencia o dimisiones; palabras desconocidas para la clase política; y claro, luego se preguntan el por qué de la elevada abstención.

disculpenlasmolestias.com

Dv2vloopback ve la luz

Desde hacía un tiempo tenía una espina clavada con gnu/ linux porque no podía hacer funcionar mi videocámara digital como webcam. Pues bien, en estas vacaciones me puse con ello y creé dv2vloopback. No es todo lo rápido que me gustaría pero esta primera versión es bastante estable y cumple su cometido, para más información descárgalo, documéntate o, ¿por qué no? tradúcelo, modifícalo, hazle una IGU, díme qué te gustaría que tuviera o únete al proyecto ;)

La gran G

Recordando viejos tiempos me acuerdo de mi época como usuario de Irc (más concretamente de la red irc-hispano), viéndolo con cierta perspectiva me resulta sorprende la cantidad de gente que lo usaba teniendo en cuenta lo limitado del canal, los constantes cortes que producían lags enormes y su poca seguridad. Existían alternativas como los Newsgroups o el Icq pero ninguno era comparable porque en el Irc había muchísima gente y, sobretodo, había un ambiente de relajación, como una predisposición a hablar de cualquier cosa amigablemente. Actualmente intento recurrir a esa red lo mínimo porque la experiencia de usuario me parece decepcionante: sigue habiendo mucha gente pero además de que te asaltan con pop-ups con publicidad hace un tiempo microsoft lo utilizó para difamar a los sistemas gnu/ linux mediante una campaña de publicidad cuyo objetivo eran los usuarios de canales de software libre. Los dueños de la red irc-hispano tienen derecho a hacer lo que quieran con su red, pero si insultas de esa forma a tus usuarios no esperes que te den las gracias.

Volviendo al tema que nos atañe, todos dependemos de google: hay gente que en vez de poner la dirección de la página que quiere visitar la busca en google, firefox hace esto mismo automáticamente, pero también el email, la mensajería, el acceso a internet a través de wap o incluso la publicidad dependen de google: google lo es todo. ¿Es esto bueno o malo? Realmente creo que a la gente en general le da igual que existan monopolios mientras no le toquen la vena sensible (que suele ser la cartera) pero el hecho de que exista la posibilidad de amenazar nuestras libertades ya es un problema. Por ejemplo, hace poco descubrí que mediante google puedes ver páginas html mediante wap (es decir, con tu teléfono móvil sin necesidad de software adicional), esto, además de una buena idea, puede ser usado como microsoft hizo con internet explorer para imponer su estándar, e imponer algo es no respetar a los demás.

Preguntémonos, pues, si la gran G respeta a los demás cuando decide modificar su algoritmo para evitar un googlebombing de iniciativa popular contra entidades de gestión que abusan de su posición, preguntémonos si la Gran G no está abusando de su posición al manipular las imágenes de Google earth para no mostrar la situación real de Nueva Orleans o algunas zonas por, supuestamente, seguridad nacional o cuando no respeta la libertad de expresión al ofrecer la censura en youtube al gobierno tailandés.

Desde que me enteré que yahoo se dedicaba a denunciar a disidentes chinos exponiéndolos a años de cárcel en duras condiciones solo por pensar diferente he dejado de usar sus servicios en la medida de lo posible. ¿Cuánto le quedará a la gran G para llegar a esa situación?

disculpenlasmolestias.com